Nace la Coordinadora Sindical Clasista

Coordinadora Sindical Clasista, 1 de Noviembre de 2021

En el marco de una situación política y sindical marcada por el avance de la lucha económica de los trabajadores, el pasado viernes 8 de octubre se realizó el Foro “Por la Coordinación de las Luchas Obreras”, organizado por el Partido Obrero Revolucionario –POR y con la asistencia de diversos/as referentes sindicales y trabajadores. La actividad tuvo como objetivo impulsar la conformación de la Coordinadora Sindical Clasista, para articular las luchas sindicales en curso en torno a la deliberación y por una salida obrera y socialista a la crisis capitalista. 

La actividad, a la que asistieron trabajadores y dirigentes sindicales de la minería, construcción, transporte público, comercio, servicios, educación y estatales, comenzó con una breve presentación a través de la cual se planteó cómo la situación política y sindical a nivel nacional se enmarca en la crisis terminal del sistema capitalista mundial. Como se mencionó en la charla, esta crisis no solo se ha visto terriblemente golpeada por el coronavirus, sino que, además, con la quiebra de las megas inmobiliarias en China, se agudiza la bancarrota financiera. Por su parte, las multimillonarias transferencias a los grandes capitalistas impulsa una inflación que pulveriza el salario, llevando a los trabajadores a poner en jaque los regímenes políticos nacionales, abriendo nuevas crisis políticas y potenciando las ya existentes. 

En Chile, la situación no es otra, anunciándose según la prensa burguesa un gran “proceso de desaceleración” para 2002-23, que terminará por agravar más la situación de la clase obrera, estimulando la lucha por sus reivindicaciones económicas más inmediatas; todo esto, en una crisis política no resuelta, poniendo todas sus esperanzas en la Convención Constitucional y las elecciones parlamentarias y presidenciales, y atravesada por la burocrática dirección de las centrales sindicales que no impulsan la deliberación y que, en casos como la CUT, desmovilizan a los trabajadores.

Tras la presentación inicial, se dio paso a los expositores para que dieran cuenta de sus caracterizaciones, experiencias y perspectivas del mundo sindical. Entre estas, destacó la presentación de la compañera Priscilla, dirigente del Sindicato Tottus de Copiapó que llevó a cabo una huelga de 83 días, incluida una huelga de hambre de 10, con la que logró conseguir la totalidad del petitorio. “La lucha –según la dirigente- implicó un sacrificio enorme debido a que los sindicatos no están unidos. Si se uniesen, la fuerza sería mayor frente a los empresarios”. Asimismo, relató cómo las direcciones de la CUT, que debieran respaldar a los trabajadores, les propusieron bajar la huelga ante los posibles despidos que se pudieran realizar. A estas palabras se sumaron en el debate la interpelación a la CUT por su tregua con el Estado y las patronales, por no convocar a instancias de base, pelar por el sindicato por rama, por dejar tiradas las luchas y aislarlas, y su inacción frente a despidos precarización y judicialización. 

También destacó la presentación del compañero Alejandro, dirigente de Sintrambiente, sindicato de una empresa subcontratista que le presta servicios a BMW y a otras automotoras. Sus palabras relataron la lucha que dio el sindicato por constituirse fundamentalmente de migrantes que, vulnerados, fueron contratados de manera irregular, sin papeles, flexibilizados con jornadas superiores a las normales de lunes a lunes, y amenazas de despidos. Gracias a la constitución del sindicato, luego de mucho tiempo, la empresa ha ido cediendo a las demandas porque se dan cuenta de que los trabajadores perdieron el miedo. 

Respecto a este punto, fue destacada por los asistentes la necesidad de luchar contra subcontrato, la flexibilización y la precarización laboral en general que atraviesa al conjunto de la clase obrera, como una lucha, ante todo, contra el código laboral pinochetista, que los sucesivos gobiernos profundizaron. 

Finalmente, entre las presentaciones que marcaron el paso de la jornada, también destacó la de la compañera Maite, parte del Comunal de La Cisterna del Colegio de Profesores, quien denunció cómo el gobierno –vía veto presidencial– busca arrebatarles los derechos conquistados con años de lucha. Esto fue lo que finalmente empujó a los trabajadores de la educación a movilizarse el miércoles 13 recién pasado, y a redoblar los esfuerzos que realizan para convocar a todos los trabajadores y la comunidad educativa por la defensa de la educación pública.

Tras las exposiciones, se resolvieron iniciativas: la participación en la marcha docente, impulsar la educación sindical de la clase trabajadora, apoyar a las compañeras de Tottus ante las prácticas antisindicales de la empresa y las huelgas por la defensa de los puestos de trabajo y contra la tercerización y la precarización laboral, y participar de la marcha del 18 de octubre para continuar con una nueva reunión abierta, con motivo de seguir discutiendo la situación política y sindical, y definir un plan de lucha. 

La iniciativa de la Coordinadora Sindical Clasista se revela como una tarea urgente por el desenvolvimiento de la lucha sindical conforma avanza la crisis, por la unidad que requieren estas luchas para vencer, y por la necesidad imperiosa que tiene la clase trabajadora para reorganizar el país sobre nuevas bases sociales. Así, la lucha económica de los trabajadores que hoy se expande con la toma de la corporación municipal de Chiloé por el no pago de las cotizaciones a los profesores; con la huelga que están llevando los reponedores de supermercados y los trabajadores de Geolec en Punta Arenas; las medidas de fuerza de los profesores de Chiguayante, de los trabajadores del comercio de París en Iquique, la de los transportistas de cargas peligrosas en Talcahuano por el pago de sus finiquitos y en defensa de sus puestos de trabajo, la del sindicato Club de la Unión de Santiago, de los mineros de Ingepro en Tocopilla, los del sindicato de Aramark en Concepción, los de RGB, y de los trabajadores del puerto, que enfrentaron una dura represión y quienes acusan una falta de respuestas y promesas incumplidas por parte del Ejecutivo, en relación a la construcción de una nueva caleta en la ciudad portuaria que les permita retomar sus actividades en las condiciones adecuadas y que afecta a más de 40 embarcaciones y un total de 250 familias. Nuestra perspectiva es dotarnos de una caracterización de la crisis del régimen y sus partidos, en base a todas las reivindicaciones del conjunto de la clase trabajadora (libertades democráticas, mujeres, juventud, pueblos originarios, disidencias, desocupados, ocupados, migrantes), aunarlas en un programa de la clase obrera y definir un plan de lucha por medio de la deliberación, mediante un congreso de bases, defendiendo la vigencia de la asamblea, constituyente libre y soberana, hacia el gobierno de la clase trabajadora. 

Convocamos a todos los sectores en lucha, sindicatos combativos independientes de las patronales y el Estado, a sumarse a este espacio. En función de esto, estaremos realizando diversos encuentros y actividades.