La ley de inexpropiabilidad de las AFP: la garantía a la especulación financiera a costa de las pensiones

Escribe Adriana R, con aportes de Fran, 29 de abril 2022.

El Gobierno presentó el lunes 18/4 un proyecto que asegura la inexpropiabilidad de los ahorros previsionales de cada persona, el texto lleva la firma del presidente Gabriel Boric y de algunos ministros como el de Hacienda, Mario Marcel, de la Segpress, Giorgio Jakson y la ministra de trabajo Jeannette Jara. El proyecto de reforma constitucional modificaría el Artículo 19, número 18 de la actual Constitución de Chile, incluyendo un aumento del quórum de tres quintos (93 diputados o 30 senadores) a  dos tercios (104 diputados o 34 senadores), para dificultar el tratamiento de  nuevos retiros.  

El proyecto destaca además, que los recursos se destinarán a fines previsionales como  la administración de los fondos. Este aspecto no es menor, se debe a que cada AFP cobra cerca de 1.000 millones de dólares por comisión al año por “administrar” los fondos de pensiones. Las inversiones realizadas han  generando enormes ganancias a los especuladores,  como las obtenidas  en  su punto más alto en el 2019, con la  suma de US$649 millones. Sin embargo, las inversiones en renta variable nacional han estado afectadas en los últimos años por factores de carácter interno, como las bajas tasas de crecimiento de la economía; la incertidumbre creada por inestabilidad política y social, y los retiros de fondos. Es por esto último que a propósito del quinto retiro de las AFP,  el Ministro de Hacienda, Mario Marcel sostuvo que  “se ponen en riesgo el programa de gobierno”

Con este proyecto, el gobierno desde un discurso progresista, plantea  una supuesta  “defensa del ahorro personal”,  buscando sostener la cuenta individual bajo el sistema de especulación capitalista, para bloquear el avance del carácter incondicional de pensiones universales, bajo control de los jubilados y trabajadores. Por caso, el proyecto de reforma de Apruebo dignidad, plantea mantener vigentes por al menos 40 años más el sistema de AFP, tiempo que corresponde a un período de “transición” hacia un nuevo modelo tripartito (con aporte de empleadores, trabajadores e impuestos), y que al final de su gobierno aseguraría una Pensión Básica Universal (PBU) de $250 mil mensuales para toda la población mayor a 65 años. La propuesta original consiste en traspasar el flujo de las cotizaciones a un nuevo organismo público que se encargaría de administrar los ahorros previsionales, aunque se les permitiría a los trabajadores continuar voluntariamente en las AFP. Contempla, al presente, aumentar en un 6% la cotización obligatoria con cargo al empleador y en forma gradual. Según lo que dice la Fsol, la reforma del gobierno sería similar a la reforma que proponía Piñera junto con la DC, con  una especie de AFP estatal, con un mini sistema solidario, manteniendo la existencia del ahorro individual.

Otro aspecto a analizar, es que la reforma está supeditada netamente a la actual Constitución, por lo que, si es aprobado el texto que se está escribiendo en la Convención Constitucional, puede generar una crisis. Es importante recordar que la Comisión de Derechos Fundamentales despachó al Pleno una norma de seguridad social,que  no explicita el carácter de inexpropiabilidad. Por su parte, el vicepresidente de la Convención Constitucional, el independiente Gaspar Domínguez, calificó este lunes como una “impertinencia” del Gobierno la presentación de la reforma constitucional. El proyecto,  busca acceder a las solicitudes de la derecha sobre la imposibilidad de expropiar los fondos previsionales.

El diseño preliminar del Ejecutivo implica enviar la iniciativa antes del plebiscito por la nueva Constitución, fijado para septiembre próximo. La apuesta oficialista es que el proyecto despeje las dudas sobre la inexpropiabilidad de los fondos de los trabajadores y así evitar que la consulta constituyente se transforme en un plebiscito sobre la propiedad de los fondos de pensiones. Así, el gobierno anunció que se le da inicio a los “diálogos sociales” para la reforma de pensiones, los que se extenderán por un mes. Se busca por este medio, cooptar a sectores de la población y dirimir las contradicciones internas, expresadas por el alcalde de Recoleta y excandidato presidencial del PC, Daniel Jadue (ver editorial) y la votación del quinto retiro en la Cámara, donde varios diputados de la Coalición Socialista no respaldaron la iniciativa de retiro acotado que propuso el gobierno, evidenciando el endeble apoyo de la ex concertación.

Por una salida obrera y socialista

Es urgente forjar la unidad con todas las organizaciones de luchadoras y luchadores que se planteen el fin de las AFP y donde podamos también comenzar a discutir un programa obrero y socialista para salir de la crisis jubilatoria. Nuestra organización politica, ha ingresado a una coordinación internacional con organizaciones revolucionarias de España, Italia, Uruguay y Argentina, que vienen confrontando las reformas previsionales, las cuales buscan extender la edad jubilatoria y confiscar a trabajadores en pos de la acumulación y especulación capitalista.

Por lo anterior,  hacemos un llamado a la discusión para preparar -con el conjunto de la izquierda y la clase trabajadora- jornadas de deliberación en asambleas, plenarios, hacia un congreso Obrero de bases, que resuelva planes de lucha y la Huelga General bajo un programa que contemple la lucha por una pensión equivalente  salario laboral igual a la canasta familiar acorde a la inflación, que ninguna pensión este por un monto menor a un salario mínimo de $800.000; con un sistema estatal único con aporte exclusivo de la patronal.