CANDIDATURAS PRESIDENCIALES EN JAQUE Y EL ASCENSO DE LA MOVILIZACIÓN OBRERA

Escribe Adriana R, 14 de octubre del 2021

A poco más de un mes de las elecciones presidenciales, la agenda propuesta por los principales candidatos está atravesada por la crisis financiera y pandémica mundial. El FMI reduce sus perspectivas de crecimiento para EEUU desde el 6,4% al 6%; para China desde 8,4% al 8%; y para la zona euro desde 4,4% al 3,2%. Sin embargo, la peor parte se la lleva el Reino Unido, que pasa de un incremento del PIB de 5,3% a -0,4%. EEUU, en el ojo de la tormenta, no ha alcanzado el objetivo de empleabilidad con solo 194 mil puestos creados, versus 500 mil que esperaba el mercado.

A nivel nacional,  la suba del dólar a $826,10 y el aumento del IPC –superando el máximo del 2014, con un +5,3%-, atenta fuertemente contra los trabajadores, quienes vienen resistiendo las consecuencias de los ajustes presupuestarios y los ataques laborales, como lo es el veto presidencial a las conquistas históricas de la docencia, o el recorte presupuestario al área de salud. Cuando la pandemia desnudó falencias en infraestructura y nefastas condiciones de trabajo para el personal de salud, se prevé un nuevo aumento de casos de Covid-19, que ahora registra un 2% a nivel nacional –con  634 nuevos contagios, 5.500 casos activos y 335 camas críticas disponibles.

El programa capitalista atenta además contra las masas migrantes súper explotadas y perseguidas en las fronteras, que enfrentan muertes por las malas condiciones del traspaso. La avanzada en la depredación ambiental y en la explotación de los territorios implican la militarización y estado de emergencia en la Araucanía, y refuerzan la judicialización al pueblo Mapuche con el anticipo de represión en Santiago, que tuvo como saldo heridos, detenciones y la muerte de Denisse Cortés.

                                                                             Debate presidencial

En el nuevo debate presidencial de este martes 11, la ausencia de una alternativa obrera y socialista coloca en cuestión el análisis de las distintas variantes de rescate capitalista que se presentan, para prepararnos en la etapa que se abre y desarrollar un programa internacional de la clase obrera.

En la misma, intervinieron Boric (21% en las encuestas), Kast (18%), Provoste (13%), Sichel (10%), Ominami (4%) y Artés (1%).

El primer tema de debate fue la postura en cuanto al escándalo desatado por Pandora Papers. La necesidad por parte de la oposición de agilizar la acusación constitucional antes de las elecciones responde a que se van destapando nuevos implicados, cuestión que ya está condicionando la tendencia electoral. Es el caso de un Sichel impactado por la denuncia a Piñera, bajando del segundo al cuarto lugar, tras haber sido denunciado por el financiamiento ilegal que recibió cuando era candidato a diputado por la DC durante el lobby de las pesqueras. De manera oportuna, Boric denunció a Kast por los negociados millonarios hace dos años informados por Panama Papers.

En materia de denuncias cruzadas por fraudes durante las gestiones, Provoste y Sichel se acusaron mutuamente por sus desempeños en la gestión pública y privada, respectivamente. Estos candidatos fueron los más afectados en intención de votos por sus posiciones contradictorias en torno a los retiros de la AFP. Aunque Sichel en último momento anunció su apoyo del retiro del 100%, la crisis en su coalición lo continúa llevando en picada y su discurso teñido de independentismo no alcanza para “enarbolar una nueva política”.

Políticas reaccionarias en materia represiva, migraciones y Araucanía

Como expresión ultraderechista, Kast lleva a fondo las posturas antimigratorias planteando la necesidad de continuar la zanja para limitar el ingreso al país impulsado por Bachelet; un refrito de la versión del muro de Donad Trump denunciado internacionalmente. Por caso, Provoste plantea deportaciones por antecedentes que implican causas por persecución política. Llevando a fondo la reacción, Kast además planteó la disolución del INDH y rechazó considerar que existieron crímenes de lesa humanidad durante la Rebelión Popular y las sucesivas movilizaciones. Esto se vincula a las posiciones de Sichel y Provoste en el Encuentro Regional de la Empresa 2021 (Erede) en relación al fomento agroexportador -con la ausencia de Boric para no sentar postura- que implica la venia al decreto de Piñera sobre el estado de emergencia para reforzar la militarización en el Wallmapu. Esta tendencia agudiza el “populismo punitivo”.

Los límites del reformismo

En jaque se puso a Boric por la crisis abierta tras las internas con el PC. Más allá del intento de rearme de las fuerzas políticas en medio de la crisis de los partidos del régimen, los límites del programa reformista frente al arbitraje con el capital financiero e industrial y la presión de las masas, lo colocarán en un escenario tambaleante. Así, en relación a la cuestión salarial, Boric no pudo precisar un monto de aumento que debiera ser igual al costo de la canasta familiar y acorde a la inflación mediante la apertura de los libros contables del sector público y privado. En cuanto a la situación de los migrantes, sostuvo que la crisis responde a una falencia de viviendas, pero no planteó como salida a esto la expropiación a las grandes constructoras ni a los especuladores inmobiliarios, ni un plan de obras públicas empleando a los trabajadores desocupados, sean chilenos o extranjeros.

La intervención que generó simpatía en el activismo fue la de Artés, quien llamó a un minuto de silencio inicial por la muerte de Denisse y por los crímenes de lesa humanidad, y colocó en el centro el juicio y castigo a los culpables. Su baja porcentual en las encuestas se debe, entre otros aspectos, a que no tiene ningún respaldo de bases ya que no ha generado ninguna instancia de organización, plan de lucha y debate programático para que la clase obrera irrumpa masivamente en el escenario político. Absorbiendo las tendencias colectivas, es una figura personalista propia del estalinismo.

La lucha independiente de la clase obrera: la irrupción de la movilización docente

Sin dudas, la baja intención de votos que se mantiene en las encuestas, en el marco de una amplia abstención electoral, es una expresión ante el ataque sistemático del régimen a la clase obrera y a su propia incapacidad de amortizar las tendencias hacia la movilización y el paro. En la actual etapa, la responsabilidad de la izquierda será la de desarrollar una álgida campaña de delimitación política, y de poner al descubierto los programas capitalistas para contraponerlos con uno obrero y socialista.

La movilización de los profesores contra el veto presidencial al estatuto docente convocó a 50 mil asistentes a nivel nacional. Según la entrevista a Maite Durán Massardo, secretaria del Comunal La Cisterna del Colegio de Profesores, “este veto implica la modificación a la titularidad incluyendo las horas de extensión, la derogación de los despidos por evaluación docente, e impedir la jubilación a los colegas que están próximos a su retiro, afectándoles su bono de incentivo. También, implica la pérdida de las vacaciones de invierno y la certificación del CPEIP de las actividades en verano, entre otras”. Los planteos durante el acto en Santiago reflejaron la lucha por la libertad de los y las presas políticas, la desmilitarización del Wallmapu, y la denuncia contra el retorno a clases presenciales frente al avance del Covid. La adhesión de múltiples sectores, como del personal de salud y de trabajadores mineros de Mantos de la Luna en Tocopilla, deben ser el puntal para masificar y confluir en una coordinación efectiva de luchas obreras.

Convocamos a desarrollar una campaña hacia el Congreso de Bases donde se debata una salida socialista a la crisis, se trace un plan de lucha y se mantenga vigente la lucha por una Asamblea Constituyente libre y soberana. Esperamos que la convocatoria que realiza el PTR hacia una Asamblea Nacional de Trabajadores, y que evidencia un cambio en su posición respecto al debate público que dimos sobre el estado actual del movimiento obrero y la lucha de clases, abone a la perspectiva del Frente Único. Sólo la clase obrera y su gobierno podrán superar las trabas de este régimen en descomposición y todas las variantes reaccionarias, reformistas y democratizantes.