Antofagasta, Calama y Rancagua: tres comunas mineras que lideran los casos de Covid-19 en regiones

Por Ignacio Lewis, 5 de agosto de 2020.

Sin duda, la pandemia ha golpeado fuertemente a la población chilena y mundial. En el plano local, la expansión de este virus ha ido en aumento, y lamentablemente, producto de las erráticas y tardías decisiones del gobierno, como las cuarentenas totales (que se realizaron una vez que el virus logró propagarse por varias comunas de la región metropolitana y del resto del país), el desconfinamiento paulatino y las escasas medidas de seguridad en temas como el transporte y el desarrollo insistente de la actividad económica del país en general, sumado a la precaria ayuda del gobierno para con los trabajadores informales, han logrado que el panorama hoy en día sea brutal, posicionando a Chile dentro de los diez países con más contagios de COVID 19 en el mundo.

Enfocándonos en el plano económico, específicamente en la minería, el motor productivo del país, y debido a la débil determinación del gobierno a la hora de proteger la salud y la integridad de los trabajadores, es que hasta el día 24 de Julio, Antofagasta, Calama y Rancagua, tres de las principales comunas mineras del país, exceptuando a la región metropolitana, lideran los casos de contagio a nivel regional, esto según el Informe Epidemiológico emitido el 17 de Julio por parte del ministerio de salud.

En dicho informe se detalla que los confirmados acumulados desde el inicio de la pandemia en Antofagasta equivalen a 6.134 contagios. Luego, sigue Calama, con 5.711 casos y en Rancagua la cifra es levemente menor: 5.169 contagios. Asimismo, estas tres localidades también lideran en cuanto a la cantidad de casos activos con cifras que van desde los 585 a los 966 casos. Estos dos indicadores – casos confirmados acumulados y casos activos- nos muestran una mirada global y actual de los contagios. Es decir, Antofagasta, Calama y Rancagua son las comunas de regiones que más casos acumulan desde el inicio de la pandemia y, además, la cantidad de personas que iniciaron síntomas en las dos semanas previas a este reporte (casos activos) es alta e indica que la pandemia aún no está controlada en estos lugares.

Estas cifras no son algo reciente, sino que se vienen observando desde hace semanas y, por lo mismo, las autoridades locales han pedido al Gobierno implementar medidas más estrictas para combatir la pandemia. Karen Rojo, la ex Alcaldesa de Antofagasta, indicó que “el ministro de Salud debe extremar las medidas de seguridad. Por ejemplo: cerrar ahora ya el aeropuerto de Antofagasta y Calama, incluso en terminales de buses, tiene que paralizar por completo las faenas mineras y sólo operar en casos de emergencia”. En esta misma línea van las exigencias del Alcalde de Calama, Daniel Agusto, quien además -en conversaciones con CNN- señaló que “en los cambios de turno se sigue dando una aglomeración terrible de personas. Eso sí que es un contagio de rebaño, pero de un rebaño que va al matadero”.

Creemos que es urgente una paralización de las faenas mineras bajo un carácter de urgencia o emergencia, además de considerar de suma importancia la no suspensión de contratos por parte de trabajadores propios de la compañía y de personal colaborador, que estos no puedan ser despedidos, que se mantengan sus sueldos íntegros y que se vuelva reincorporar a los trabajadores despedidos o suspendidos bajo la escusa de la escasa producción o ganancia. Para esto se hace necesario que los grandes sindicatos mineros movilicen a los trabajadores y trabajadoras del sector, y que llamen cuanto antes a un gran Congreso Minero de Emergencia, con miras a enfrentar la crisis sanitaria, económica y la política criminal del gobierno.