8M: En defensa de nuestras vidas, unidad internacional de las mujeres trabajadoras

Declaración de la corriente clasista de trabajadoras

Escribe Corriente clasista de trabajadoras, 7 de marzo del 2022

Este nuevo 8 de marzo, día internacional de las mujeres trabajadoras, nos encuentra en una situación convulsionada a nivel nacional e internacional, atravesado por la crisis pandémica, la debacle financiera, guerras y procesos revolucionarios que recorren los continentes. El conjunto de la clase trabajadora, se encuentra golpeada por planes de precarizaciones, a través de ajustes, desempleo, carestía de la vida, hambre y miseria social, una verdadera barbarie que pone en el centro de la crisis a las mujeres trabajadoras, como las doblemente golpeadas dentro de su clase. El escenario actual, pone como tarea fundamental, que este 8M avancemos hacia la organización de un plan de lucha en defensa de nuestras conquistas y la del conjunto de la clase trabajadora.

Por la unidad internacional contra la guerra imperialista

La guerra imperialista de Rusia-Ucrania, no solo involucra a estos dos países, sino al conjunto del mundo con la injerencia de EEUU y la unión europea. La clase obrera internacional, se ve una vez más enfrentada a una guerra que atenta directamente contra nuestros intereses y pone por delante la defensa del capital. Esta nueva conmemoración del 8 de marzo, donde las trabajadoras rusas en 1917 se alzaron en protestas y huelgas que encendieron la chispa para la revolución con la que la clase obrera conquistó el poder. Es por ello, que las mujeres trabajadoras e internacionalistas nos debemos alzar contra la guerra en curso, contra las burguesías de cada país y poner en curso la deliberación independiente de las mujeres y el conjunto de la clase trabajadora.

Por la conquista de nuestras reivindicaciones

El movimiento de mujeres ha venido marcando una verdadera rebelión mundial contra la violencia de género, política, sexual, reproductiva y económica a las mujeres trabajadoras, donde el femicidio se muestra como la cara más brutal de un régimen que no puede seguir sosteniendo la vida ni de las mujeres ni del conjunto de la clase trabajadora. A pocos días del cambio de gobierno, donde asumirá Boric junto a su autoproclamado gabinete feminista, nos pone por delante la tarea fundamental de defender las banderas por las conquistas de nuestras reivindicaciones. Pues bien sabemos, que estas no dependerán de un tal o cual gobierno, ya que para conquistarlas hay que barrer con el régimen capitalista. El Estado es el responsable y un gobierno que no se proponga acabar con los pilares del régimen, no se le puede entregar la confianza. Mas bien, debemos concluir que la única herramienta que tenemos las mujeres junto a nuestra clase es la huelga y la organización independiente que se proponga disputar cada intento de conciliación. Nuestras vidas no se devuelven, ningún voto de confianza. Lucha y organización como única herramienta para nuestras victorias.

Por una organización independiente de las mujeres trabajadoras

La convención constitucional en curso se ha puesto por delante la tarea defender y conquistar derechos arrancados históricamente y sostenidos por los gobiernos de turno. Donde a través de las iniciativas populares se puede visualizar un pie de avanzada en la conquista del aborto legal, que defenderemos en las calles, sin duda. Sin embargo, este proceso maniatado por los partidos del régimen y en los debates sobre la forma del Estado, es que se logra visualizar el abandono total del carácter de clase  de este, por parte de los actuales convencionales y con ello el tirar por debajo de la alfombra el programa que puso en la calle octubre y la lucha por las conquistas de las mujeres.

Este 8M y como cada año, impulsamos el calendario de movilizaciones. Desarrollemos asambleas, deliberemos un programa y resolvamos planes de lucha por nuestras reivindicaciones, hacia una verdadera asamblea constituyente, libre y soberana, hacia el gobierno de la clase trabajadora.

¡Libertad inmediata a las y los presos políticos!

¡Aborto libre, seguro gratuito y legal!

¡Separación de la iglesia del Estado!

¡Ni una menos, el Estado es el responsable!

¡Desmilitarización del Wallmapu!

¡No al TPP-11!

¡Abajo la guerra imperialista!