1° de mayo: Que la crisis la paguen los capitalistas

Foro debate de la CORRIENTE CLASISTA DE TRABAJADORAS

Por comisión de mujeres del POR

Campaña hacia el 1 de mayo

Huelga general y por un congreso de base de las y los trabajadores

¡Que la crisis la paguen los capitalistas!

La bancarrota capitalista, profundizada por la crisis sanitaria de la pandemia, ha aumentado los niveles de precarización y explotación de la clase trabajadora, por las políticas del rescate a los capitalistas. La destrucción de la industria ha empujado a un explosivo aumento en la cesantía que ya ha alcanzado el 10,6% y con ello el aumento del trabajo informal. En esta línea, la fenomenal crisis sanitaria ha obligado al gobierno a llevar adelante una serie de medidas sanitarias y económicas insuficientes y criminales, que no han logrado poner freno a esta catástrofe que afecta al conjunto de la clase trabajadora en el país. A la fecha, el virus ya ha alcanzado a más de 1 millón de personas y se encuentra al borde de un colapso del sistema de salud. 

La situación de la docencia, salud, comercio y del conjunto de la clase trabajadora

El gobierno ha desplegado un plan de emergencia social, que ha sido incapaz de sostener la vida de las y los trabajadores en cuarentenas efectivas y vacunación masiva, por el contrario, la gran masa de trabajadores ha sido arrastrada a continuar con la presencialidad a fin de garantizar sus sueldos, aumentando los contagios en los lugares de trabajo como en el transporte público, no cumpliendo con los aforos permitidos, licencias médicas por COVID no pagadas, entre otras. Esto, mientras los grandes capitalistas han aumentado sus ganancias en un 73% durante plena pandemia del año 2020, gran parte de la clase trabajadora ha sido sometida a ley de “protección” del empleo (aprobada desde el PC hasta la UDI), vaciando sus seguros de cesantía y recurriendo a los retiros del 10% de los fondos de pensiones para sostener esta crisis que ha sido cargada sobre sus hombros.

En docentes, la apertura capitalista de la economía, implicó que el gobierno con el aval del Colegio de profesores -en base a la reunión de Carlos Díaz y Piñera, anunciando que la fiscalización y protocolos se vea en comisiones de la comunidad educativa y las patronales- posibilitara el retorno a clases durante casi tres semanas.  Las bases –como el Comunal del Colegio de Profesores de La Cisterna-, plantearon el no retorno a las clases presenciales durante el segundo semestre, hasta que no esté inmunizada la comunidad educativa y el conjunto de la población. Con el aumento de contagios y fallecimientos, incluidos niños, las clases presenciales agudizaron el colapso en el transporte. Los docentes, que en su mayoría son subcontratados, se exponen a despidos por la ilegalidad de la actividad sindical.

En salud, la mayoría del personal es subcontratado. El reajuste presupuestario agudizó la flexibilidad laboral con largas horas de exposición al virus y, junto a la falta de insumos y camillas, provocaron un colapso hospitalario. En estas últimas semanas se realizaron medidas de lucha para darle salida por parte de los trabajadores a la crisis sanitaria y a la sobrecarga laboral.

En comercio, la polifuncionalidad de tareas, justificada por la esencialidad del trabajo, plantea el despido –afectando fuertemente a los locales de Easy- y la contratación de personal con menor sueldo –abriendo nuevos locales de Jumbo. La cantidad de contagios se debe a que no se garantizó la vacunación oportuna al personal. En esta línea, hubo manifestaciones de los trabajadores de la sucursal de Líder de General Velásquez. En el sindicato SIL con dirigentes ligados al PS y PC, no cuentan con apoyo de bases debido a los pésimos resultados de la huelga pasada. La Federación Walmart que agrupa a más de 20 mil trabajadores, acordó en una asamblea nacional de dirigentes base la huelga o paralización de los supermercados Lider por no respetar las medidas sanitarias, esto gatillo, junto a sectores estatales también afectados que, al interior de la Cut se concretara el llamado a huelga para el 30 de abril.

El reanimamiento de la rebelión popular

Los planes de asistencia del Estado no han llegado ni a la mitad de la población, develando la insuficiencia del IFE, bono de clase media y créditos solidarios. Ante esta crítica situación en la que se encuentra la clase trabajadora, la lucha por los retiros de los 10% se ha transformado en la principal defensa de las y los trabajadores, pues a pesar de que se continúa sosteniendo las crisis a partir de nuestros propios fondos, ha sido el único sostén capaz de cubrir el pago de deudas, alimentos y servicios básicos. 

El reclamo popular por un tercer retiro del 10%, toma cada día más fuerza ante la decisión del gobierno de recurrir al tribunal constitucional y así frenar este nuevo retiro, justificando la expansión de los bonos, sin embargo, no es más que una medida desesperada para defender el principal negocio del régimen, como lo son las AFP, pues detrás de cada retiro toma más fuerza el fin del sistema de capitalización individual.

Por una nueva dirección en los sindicatos en defensa del programa de clase

En este contexto y luego de un año y medio de pandemia y cargando la peor crisis de los últimos tiempos la central única de trabajadores (CUT), convoca a una Huelga General Sanitaria para el 30 de abril, impulsando un programa por un ingreso de emergencia universal de $500.000, la renuncia del nuevo ministro del trabajo Patricio Melero y el congelamiento del precio de los alimentos. Esto, en medio de las presiones sociales que reclaman los sindicatos y el conjunto de la clase trabajadora. Sin embargo, este llamado a huelga se marca como una oportunidad política para la intervención organizada de las y los trabajadores para enfrentar la crisis, así tomando el ejemplo de los portuarios quienes paralizaron los puertos nacionales e internacional en defensa del tercer retiro, por el fuera piñera y la libertad de todas y todos los prisioneros políticos; y los trabajadores de FENACCAP, de la CAT, de la FTC, del Colegio de Profesores, entre muchos otros. Marca el camino que se debe tener de cara a la huelga del 30 de abril, la que debe ser garantizada y no un mero saludo la bandera como por año lo ha hecho la CUT.

De cara a este próximo de 1 de mayo, la clase trabajadora se debe organizar para preparar la efectividad de la huelga general del 30 de abril, levantando comités de huelgas en cada lugar de trabajo e impulsando un programa de salida, por la defensa de la vida y el trabajo. Por ello, desde la corriente clasista de trabajadoras, nos sumamos a la huelga del 30 abril con un programa de clase, superación y combativo, que tiene como principal eje la preparación de un gran congreso de base de las y los trabajadores, que delibere el programa para que la crisis la paguen los capitalistas:

Cuarentenas efectivas con cargo al empleador; por el cierre de empresas e industrias no esenciales, manteniendo el pago íntegro del salario; por protocolos sanitarios en los centros de trabajo bajo control de los trabajadores. Ante los cierres de los centros de trabajo estatización -sin indemnización – de la gran industria, la banca y el comercio exterior, bajo control de las y los trabajadores. Aumento inmediato de salarios y jubilaciones. Fin de las AFP, por un sistema previsional estatal, con aportes exclusivos de los patrones, bajo control de trabajadores/as y jubilados/as. Prohibición de despidos, repartición de horas de trabajo entre la masa desocupada y ocupada, con salario igual a la canasta familiar -indexado a la inflación. Pase a planta de todo el personal y reincorporación inmediata de despedidos/as. Fin a la flexibilización laboral, polifuncionalidad y subcontrato. Reconocimiento de    trabajadores/as de las artes con remuneración y contrato permanente por parte del Estado. Disolución del Tribunal Constitucional. Fin a la ley de protección del empleo.

Huelga general garantizada – Libertad de todas y todos los prisioneros políticos- Fuera Piñera – Desmantelamiento de las fuerzas represivas -Anulación de las leyes de criminalización de la protesta- A/C libre y Soberana. Por un gobierno obrero y socialista

CORRIENTE CLASISTA DE TRABAJADORAS
(Com. de mujeres del POR + dirigentes y activistas independientes)